BENIARRÉS AL DIA NI COMPARTEIX NI ES FA RESPONSABLE DELS COMENTARIS QUE EN AQUESTA PÀGINA ES PUBLIQUEN.
AQUELLS QUE CONTINGUEN OFENSES, INSULTS O SEMBLANTS, NO SERAN ADMESOS.
Actualitat:AJUNTAMENT: Dimiteix per motius personals el regidor del Partit Socialista Jesus Gozalbez

dilluns, 17 de maig de 2010

Antes de que termine el año 2010 estará en funcionamiento la totalidad de la autovia A-7


El tramo de Cocentaina a Muro se retrasará entre dos y tres meses por la falta de permisos para ejecutar desvíos en la CV-700 y la CV-705

Los últimos tramos para completar la Autovía Central concluirán antes de que acabe el año

Alicante y Valencia cada vez están más cerca. El trayecto entre ambas capitales quedará reducido a tan sólo 1 hora y 25 minutos antes de que finalice el año. Y es que las obras de los tres tramos pendientes de la Autovía Central a su paso por las comarcas de L'Alcoià, El Comtat y la Vall d'Albaida (ya en la provincia de Valencia) avanzan a buen ritmo pese a algunas pequeñas incidencias que podrían provocar ligeros retrasos.

El desplazamiento de uno de los viaductos del Barranco de la Batalla hace escasos días, y la falta de autorización, por parte de la Generalitat Valenciana, para poder ejecutar los desvíos pertinentes sobre las carreteras que conducen a Beniarrés y Benimarfull en el tramo de Cocentaina-Muro de Alcoy, podrían complicar las previsiones del Gobierno para consumar esta gran obra de ingeniería.

El ministro de Fomento, José Blanco, inauguraba el pasado mes de diciembre el primero de los cuatro tramos de la futura A-7, la variante de Alcoy, de 5,3 kilómetros de longitud y que ha supuesto una inversión de 73,5 millones de euros. Durante el acto, Blanco aprovechó para anunciar que los otros tres tramos pendientes para el cierre de la autovía central entre Valencia y Alicante, cuyas obras tienen un importe conjunto de 200 millones de euros, entrarían en servicio durante 2010. Concretamente, el de Muro-Puerto de Albaida sobre el mes de abril, Cocentaina-Muro en verano, y el del Barranco de la Batalla antes de que finalizara el presente año.

Con las fechas de apertura anunciadas ya encima, el diputado socialista Amando Vilaplana ha informado respecto al tramo Muro-Puerto de Albaida que «actualmente se está terminando su entroncamiento o conexión con la variante de Albaida, así como las cunetas». Avanza que «no quedará más de un mes de trabajo en este vial, de hecho ya está colocada toda la señalización en el mismo».

En cuanto a las obras del Barranco de la Batalla, hace una semana escasa se producía un incidente en el segundo viaducto en construcción, que obligaba a paralizar la obra y a desviar el tráfico de la Nacional 340 por las carreteras de Banyeres y Benifallim durante doce horas. Uno de los ocho gatos hidráulicos que daban soporte a la plataforma del puente en una de las pilastras, falló y arrastró a otros dos sistemas, provocando el desplazamiento de tres grandes piezas.

Actualmente todavía se está valorando la forma más adecuada para retomar la obra en este punto, no obstante, Vilaplana explica que «este hecho no tiene por qué causar necesariamente un retraso, de hecho el objetivo es que el viaducto quede completado en agosto».

Además, el diputado del PSOE destaca que los trabajos en el resto del tramo se siguen desarrollando y avanzan a buen ritmo, con la previsión de que todo quede acabado antes de que finalice el año. Así, en el mes de agosto se procederá a la electrificación de los túneles y bandejas, y a asfaltar el trecho que va desde el cruce de Ibi hasta la urbanización del Estepar; en septiembre se comenzarán a instalar los ventiladores y respiraderos en los corredores y se pavimentará hasta la intersección de Benilloba. «Paralelamente se irán colocando todas las protecciones y medidas de seguridad necesarias, que cabe recordar están por encima de las exigidas por la normativa europea», apunta Vilaplana.

Por último, el tramo Cocentaina-Muro, el más caro -100 millones de euros- y con una gran complejidad técnica -10 viaductos, 200.000 toneladas de asfalto, 165.000 metros cúbicos de hormigón y 15 millones de kilos de acero-, es el que actualmente presenta mayores complicaciones, y todo apunta a que será imposible cumplir los plazos y que quede finalizado este verano. Actualmente el décimo viaducto ya está acabado y la carretera está siendo asfaltada, pudiendo entrar en servicio a principios del próximo mes de julio. No obstante, y según ha denunciado Vilaplana, las obras podrían sufrir un retraso de entre dos y tres meses ante la falta de autorización por parte de la Generalitat Valenciana, para poder ejecutar los desvíos pertinentes sobre las carreteras que conducen a Beniarrés y Benimarfull.

El diputado socialista recuerda que el Ministerio de Fomento cursó esta solicitud en abril de 2008, y acusa al Consell de «boicotear» el desarrollo del proyecto con la instalación de unas barreras bionda que cortan el paso del tronco de la autovía sobre la CV-705, obligando a utilizar caminos no aptos para vehículos pesados y desviando por el núcleo urbano de Muro el transporte de materiales para las obras

Por su parte, el conseller de Infraestructuras y Transporte, Mario Flores, asegura que no fue hasta el pasado mes de octubre cuando Fomento aportó toda la documentación necesaria, e informa de que las mencionadas barreras, que han supuesto un coste de 8.513,19 euros, se colocaron «porque se estaban produciendo accesos no autorizados al vial, con incidencia sobre la seguridad del mismo, en una zona de dominio público y protección de las carreteras, y la ley dispone que el titular ordenará inmediatamente la suspensión de las actuaciones que puedan constituir infracción». Así, y mientras persistan las discrepancias, la puesta en servicio de este tramo seguirá en el aire.
Noticia aparecida en el periódico La Verdad

1 comentari:

Anònim ha dit...

MÉS TRANSPORT PÚBLIC DE CUALITAT TREN I MENYS AUTOVIES.

ALCOI-XATIVA ALCOI ALACANT JA!!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...